GLORIA DÁVILA ESPINOZA



GLORIA DÁVILA ESPINOZA
(Perú)


HIMNO DE KESH PARA TUS MANOS

Tus manos tienen grietas
Que reflejan mi hambre
Como tierra en sequía
Polvo de tierra labrada
De quebrada del alba.
Y surcos profundos como el olvido del hombre,
Y memorias, tus manos que al abrirlas
Me recuerdan a mí y están heladas
Makiykuita, porque solo recibieron
Pan frío.


CLAMOR DE SILENCIOS

Hay una roca lamiendo su entraña,
y el trigo es ausencia en su soplo,
el verde camino fenece
y es musgo tallado en sus pies,
nubarrones dibujan su nombre
a la espera de verlo otra vez;
mas la risa ha huido de ella,
no quiere ser sal
una llama devora su espacio
para hacerla cenizas por siempre,
huye y mira desde lejos
porque sabe que es por eterno, olvidos
los prados lo aclaman
mas su nombre ha sido prohibido
y si alguien osara decirlo
puede que sea su fin
no, no hay más noches en su blanco festón,
sólo hilachas de un viejo camino
que a la roca hoy le ha prometido;
ser su lengua y sed.


LA VIOLENCIA DEL PAN

…me pesa haber tomádote tu pan; (...)
César Vallejo

Me pesa el pan,
me pesa tanto que intento huir de él.
ha puesto cadena en portales
y su voz es verdugo eterno
son sus ojos, inmensas guadañas
y sus manos un látigo frío.
es su piel una daga filosa
de la que apenas me logro zafar.
me pesa el pan,
tanto que mi cuerpo es polvo otra vez.


REDOBLE PARA LA PATRIA GRANDE

¡Amada hermana América…!
A tus surcos el derecho a la vida
Le quitan en tormenta hambrunal.

Solo  la olla común de tus entrañas
Me señala tu figura.

Hermana, grandes son tus rigores;
Tu fiereza también.

Si en tus mesas de pascua
Se esfumaron hoy los tiempos del aroma
Y llenos de vacío la dicha y felicidad deambulan...
¡Qué hacer?, sino abrir los ojos
En los fondos de tus ciudades y caminos.

Y si el universo grita,
Que venga el Apocalipsis del Sol.
Yo diré que tus hijos lavan hoy
Tus lágrimas de fuego
Con lluvias de otoño.

¡Amada hermana América!,
De mí y del obrero
De mí y del hombre en machete,
De mi y la escritura,
De mi y Manco Capac,
           Y Manco Inca,
           Y Cahuide
           Y de Túpac Amaru:
Deja ya de llorar que pronto el alba llegará.


PROHIBIDO LLORAR VIENTOS HOLLÍN

Me duele...
...el dolor,
¡Ay, cómo me duele...!
cantos testados
en réquiem,
epitafios
a memorias perdidas
a pieles impuestas al fogón;
escalinatas al viento hollín.

Me duele...
...el llanto
¡Ay, cómo me duele...!
son silbidos de cuervos al acecho,
pasos en zanjadas al abismo
en brazos de un ángel de la sombra.

Duele el dolor...
... ¡Ay, cómo me duele...!
son persecuciones
a mi andar
impuestos en guillotinas filosas,
anacoretas
e insinuantes...
gólgotas preñadas de espanto.

¡¡¡Dolor cómo me dueles...!!!
...Ay. Cómo duele,
no es más ésta mi piel
ni saliva mía,
son abanicos de piedades
sin mas
ni más...
mientras mis nervios
son trenes en marcha sin fin
anquilosados a su cáliz sin fe,
porque el pútrido pan
es olvido a mis fauces;
suspiro en tañido de campanas,
caminantes...
al compás sombras:
cenizas,
pardas,
ocres,
amorfas,
arrieros de mi suspiro
magma al carbón
hiel de su propia hiel.

1 comentario:

  1. Gloria:
    Profunda y viva tu poesía comprometida.
    Un abrazo solidario.

    ResponderEliminar

Seguidores

Bienvenidos

Visit http://www.ipligence.com
Con la tecnología de Blogger.